El desarrollo constante de la industria y la existencia de un mercado altamente competitivo hace que hoy día sea más necesario que nunca poner el foco en una excelente gestión empresarial. Una de las claves del éxito de una organización es contar con jefes de equipo con capacidad de liderazgo que puedan llevar a cabo las funciones esenciales de la empresa y motivar al personal a su cargo.

Un buen líder debe tener, además de las competencias profesionales necesarias para el desempeño de su cargo, unas cualidades específicas y concretas para su puesto. Estas cualidades tienen mucho que ver con las denominadas habilidades blandas o soft skills. 

Algunos profesionales destacan más que otros en sus habilidades blandas, en parte debido a su personalidad innata. Sin embargo, mediante un curso de soft skills estas capacidades se pueden aprender, desarrollar y potenciar. Con la formación adecuada en habilidades sociales y comunicativas un líder multiplica aprende a sacar todo el partido de su equipo, a negociar con éxito y a afrontar imprevistos. 

Los cursos de soft skills orientados al liderazgo son una excelente herramienta para líderes. En ellos se explican las habilidades blandas más importantes que ha de tener un líder empresarial y se adquieren las herramientas necesarias para desarrollarlas. 

Estas son las 8 habilidades blandas que debe tener un buen líder:

  1. Capacidad para incentivar a su equipo mediante un feedback constante que ayude a la mejora profesional de los empleados
  2. Actitud positiva para motivar a los trabajadores, orientándolos cuando cometan errores y felicitándolos cuando estén haciendo un buen trabajo.
  3. Empatía para saber ponerse en el lugar del otro, ya que no se debe olvidar que los trabajadores puntualmente pueden estar viviendo situaciones personales que afectan a su productividad.
  4. Capacidad para delegar cuando sea necesario, ya que en ocasiones se deben compartir responsabilidades y tareas sin sentir que el liderazgo peligra. 
  5. Comunicación y capacidad de escucha para estar al tanto de todos los procesos que le competen y fomentar el trabajo en equipo y el compañerismo.
  6. Habilidad para la autocrítica para detectar cuáles son sus puntos fuertes y qué aspectos debe mejorar para progresar en la gerencia.
  7. Desarrollo de equipos evitando en lo posible la subjetividad, ya que los puestos se deben ajustar a las competencias profesionales de cada persona para un desempeño óptimo y eficaz.
  8. Capacidad de negociación para hacer frente a quejas de clientes, errores en los procesos, fallos logísticos o disputas entre los trabajadores.

En resumen, un buen líder debe ser capaz de consolidar un buen ambiente laboral en el que todos estén cómodos sin olvidar sus obligaciones, puestos y funciones.

 

Si te ha gustado este post sobre «8 habilidades blandas que debe tener un buen líder y cómo desarrollarlas» seguramente te interesará…