Pasamos gran parte de nuestro tiempo en el trabajo que es, para la mayoría de empleados, un entorno sedentario que puede conllevar muchos riesgos para la salud. Por eso mismo, el lugar de trabajo puede ser un local adecuado para integrar deportes y otras actividades físicas de forma a mejorar esta situación. Los programas de entrenamiento físico en el trabajo pueden ayudar a los empleados que normalmente no pueden encontrar el tiempo después de horas de oficina para hacer incluso una simple actividad física como caminar.

Los gerentes de las empresas deben alentar los programas de salud y bienestar en el lugar de trabajo porque los estudios han demostrado que este tipo de programas benefician tanto a los empleados como a los empleadores, mejorando la salud de la población en general y reduciendo el gasto sanitario de las administraciones, que cada año tienen que invertir millones para tratar enfermedades crónicas y derivadas de hábitos poco saludables. La integridad física de los empleados de una empresa condiciona la productividad de la misma y estudios confirman la conexión estrecha entre esta y la capacidad cognitiva del individuo:

1- Los empleados con buena forma física tienen menos probabilidades de enfermarse. Una persona que está físicamente en forma es generalmente más resistente que una persona que no está en forma.

2- Tienen más energía.

3- Son más creativos y productivos

4- Tienen más confianza en sí mismos.

5- Tienden a asumir más roles de liderazgo. Debido a los muchos beneficios de un estilo de vida saludable, las personas con buena forma física tienden a ser buenos líderes.

6- Tienen más capacidad para definir y alcanzar metas y son más competitivos.

7- Tienden a tener mejores actitudes. En general, los empleados que se sienten bien. Tienden a tener un «equilibrio» físico y mental que resulta en una actitud más positiva en el lugar de trabajo.

8- Están menos estresados. El ejercicio regular libera las tensiones físicas y emocionales que la vida trae.

9- El ejercicio físico y el deporte son excelentes medios de “team-building”. Deportes como el futbol o baloncesto mejoraran las relaciones entre los compañeros de trabajo y hacen con que descubran nuevas formas de trabajo juntos.

10- Además de los beneficios que tiene en la salud, está comprobado que el ejercicio físico está asociado al desarrollo cognitivo, personas activas tienen mentes más sanas y como tal están mejor preparadas para aprender y adaptarse a nuevos retos.

De forma a acabar con el sedentarismo en el trabajo y promover hábitos más saludables, el Plan de actividad física, deporte y salud (PAFES) de la Generalitat nos da una serie de consejos: Propone, por ejemplo, hacer reuniones itinerantes al aire libre, desplazarse al trabajo andando o en bicicleta o promover pausas activas, momentos en los que los trabajadores se levanten de la silla para hacer fotocopias, hablar con un compañero de trabajo en vez de llamarle o hacer estiramientos. Usar las escaleras en lugar del ascensor también es otro de los consejos que nos deja, así como participar en actividades deportivas organizadas por los compañeros o en el trabajo, de forma a promover, no solo la salud pero también el desarrollo de un “incremento del sentimiento de pertenencia a la empresa” y una mayor capacidad de resolución de problemas, aprendizaje y adaptación a nuevos medios.