Se habla mucho de internet y del rastro de destrucción lingüística que ha dejado desde que surgió: el empobrecimiento del lenguaje generado por el uso del vocabulario corto y rudimentario, el olvido de las reglas gramaticales, escribir sin nada decir … Este es el panorama negro que muchos pintan… ¿Pero qué opinas tú al respecto? ¿También crees que el internet está matando el lenguaje?

Si la respuesta es sí, ¿por qué sitios web has navegado que te conducen a esa conclusión?
¿Facebook? ¿Qué esperabas encontrar en tu feed? ¿Una crítica bien escrita, clara y objetiva, (acompañada de foto, eso siempre) sobre el sushi que alguien cenó ayer? ¿O un texto de opinión largo, articulado y debidamente justificado, con metáforas y referencias literarias, sobre un tema de actualidad?
Sentimos decirte que no estás buscando en el lugar correcto. Debes dirigir la búsqueda a blogs más específicos enfocados en el tema de tu interés o a blogs más generalistas como el New York Times o Fast Company, pero que apuestan por copywriters responsables de la calidad del contenido escrito, por lo que es casi impensable detectar errores o leer asuntos irrelevantes.

Otro factor que ayuda a que encuentres errores gramaticales más a menudo de lo que deseabas parte de una cuestión de lógica. Todos los días abres tu motor de búsqueda habitual y aparecen textos y más textos: la invención de internet hizo que se escribiese más, y que cualquiera pudiera hacerlo. Por lo tanto, todos estos contenidos tienen diferentes niveles de calidad, con textos excelentes y textos no tan buenos.

Por último, hay que pensar que la comunicación se hace cada vez más a través de un intermediario digital, pero ese intermediario, pese a sus muchas ventajas, es también una barrera que nos priva del contacto visual, un medio clave para la comunicación.

El lenguaje no hace más que ajustarse a nuestras necesidades. Si ves escrito «abz» en lugar de «abrazo» es por el sentido práctico…  o por pereza, que acaba convirtiéndose en hábito. Así que términos como “facepalm» o «LOL» aparecen por toda la web quizás porque, privados del contacto visual entre personas, una gran cantidad de información esencial para la correcta interpretación de un mensaje se pierde, por lo que existe la necesidad de pasar la parte visual a las palabras. Esto conduce a un nuevo repertorio de vocabulario abreviado y expresiones visuales, que eligen la fonética a expensas de la etimología, y que se presentan como un nuevo lenguaje virtual.

facepalm

Así, internet no es necesariamente perjudicial para los idiomas; está probablemente reinventándolos, adaptándolos a los nuevos tiempos, a las nuevas tecnologías, a nosotros y a nuestros hábitos. Al final, los idiomas son entes vivos y en permanente evolución, y a veces están más al día que nosotros. 🙂