• La única discapacidad en la vida es una mala actitud – Scott Hamilton

La forma con que encaramos y proyectamos nuestra vida influye en nuestro día a día en el trabajo. La mayor parte de nuestro tiempo lo pasamos trabajando, por eso es importante tener una buena postura de forma a facilitar la forma como nos relacionamos con nuestros compañeros y saber cómo reaccionar frente a situaciones más complicadas sin generar un mal ambiente.

El comportamiento de un empleado afecta a su rendimiento laboral y puede tener un impacto en la moral de sus compañeros. En general, los trabajadores con buenas actitudes tienen un desempeño más fuerte, y los trabajadores con actitudes pobres muestran un desempeño inferior.

La actitud se basa en muchos factores que un empleado puede traer al lugar de trabajo. Las profundas raíces de la actitud hacen que sea difícil de cambiar. Esta es el producto de la educación, incluyendo patrones de pensamiento y maneras de mirar el mundo que se ha aprendido durante muchos años de compañeros, padres o maestros.

De forma a reconocer comportamientos menos positivos se debe estar atento a los siguientes señales de negatividad:

  • Exagerar los errores de los compañeros de equipo
  • Hablar mal de otros empleados o difundir rumores
  • Hablar mal de compañeros que no están presentes
  • Dominar el equipo
  • Nunca aceptar las críticas
  • No felicitar el buen trabajo de los demás, sino tratar de tirar hacia abajo el trabajo de tus compañeros
  • Expresar las opiniones de una manera muy grosera
  • Mostrar falta de respeto a las emociones de otros
  • No admitir los errores

La actitud afecta la percepción de nuestro trabajo así como nuestro valor para la organización. Si las tareas de trabajo de un empleado implican la colaboración con otros, su actitud puede afectar el éxito o el fracaso del grupo. Debemos trabajar todos los días la forma como nos relacionamos con nuestros compañeros y intentar tener una actitud positiva mismo cuando es más difícil. Estos son algunos de los comportamientos que pueden mejorar la forma como interactuamos con otros:

  • Enfrentar cada día de manera positiva para obtener resultados positivos
  • Ser uno mismo es una clave fundamental para lograr un buen clima laboral
  • Tener amigos en el trabajo aumenta la satisfacción profesional
  • Detectar aquello que genera una actitud negativa para poder enfrentarlo y resolverlo
  • Pide ayuda cuando lo necesites y ofrécela cuando alguien la solicite.
  • Felicitar los compañeros que han hecho un gran trabajo
  • Siempre que cometas un error admítelo.

En un entorno de oficina hay muchos tipos de personas. Y se debe entender que incluso cuando un solo empleado tiene una actitud negativa eso afecta a todo el entorno. Y lo más importante, todas las vibraciones negativas pueden perturbar la productividad de la empresa.

Recuerda: la actitud no influencia solo el trabajo: pasamos gran parte de nuestras vidas en el trabajo y eso tiene un impacto muy grande en la forma como nos sentimos.

Pensamientos positivos, atraen cosas positivas pero el revés también es verdad.