¿Por qué contratar los servicios de un traductor profesional es garantía de calidad?

¿Por qué contratar los servicios de un traductor profesional es garantía de calidad?

Crear una empresa exige un gran trabajo en lo que se refiere al desarrollo de la imagen corporativa, los contenidos de la web, los documentos legales, los manuales de usuario o cualquier otro tipo de texto. De su calidad y de su capacidad de comunicar depende en gran parte conseguir que los clientes vean tu empresa como una marca sólida, fiable y profesional.

Llegado el momento de internacionalizar la empresa, ¿no crees que contratar servicios de traducción profesionales es la mejor solución para cuidar al detalle tu mensaje de cara al exterior?

La traducción de documentos es un proceso mucho más exigente y delicado de lo que muchas veces tendemos a creer. Una falta de ortografía, una frase ininteligible o una expresión mal traducida pueden, en el mejor de los casos, provocar la risa pero también pueden hacerte perder credibilidad en tu proceso de expansión en el mercado internacional.

Pensar que una persona que habla dos idiomas con fluidez puede realizar el mismo trabajo que una agencia de traducción es un error por varios motivos.

Por una parte, la expresión oral y la expresión escrita son muy diferentes. Puede que tengas un colaborador o un conocido que hable inglés, por ejemplo, con soltura. Esto no significa que sepa escribir con la misma corrección. Seguro que en tu entorno hay personas que se explican muy bien pero que cometen faltas de ortografía.

Por otra parte, la traducción de documentos técnicos, legales o de cualquier otra naturaleza, exige el conocimiento de giros y expresiones propios de la materia, algo que ni un diccionario ni, por supuesto, un traductor automático pueden aportar.

Los profesionales de una agencia de traducción no solo dominan la lengua de origen y destino del texto sino que están titulados y especializados en diferentes áreas, como marketing o tecnología, por citar dos ejemplos. Un traductor profesional sabe reconocer la esencia de cada texto y la intención de quien lo escribió.

Muy pocas personas son auténticamente bilingües, incluso después de haber vivido varios años en otro país. Un alto nivel de francés, inglés o alemán hablado, por lo general, se delata como no nativo al redactar un texto. Esto se debe a pequeños errores de vocabulario, gramática y sintaxis que se cometen en el segundo idioma y que pueden generar rechazo en los receptores del mensaje, ya sean clientes, proveedores o, simplemente, lectores.

En resumen, si tu empresa se dirige a un público fuera de nuestras fronteras, no te arriesgues a contratar servicios de traducción a cualquiera. Confía tus textos a una agencia de traducción con profesionales nativos, titulados y especializados en tu sector. Solo así crearás una imagen corporativa seria y de confianza para tu público objetivo.

 

Si te ha gustado este post sobre “¿Por qué contratar los servicios de un traductor profesional es garantía de calidad?”, seguramente te interesará…

 

2019-03-19T17:02:51+00:00