Ahora que 2019 acaba de comenzar y que tu empresa está inmersa en nuevos proyectos es el momento de replantearse algunas estrategias. Si estás comenzando a internacionalizar tu negocio, conviene que huyas de intrusismo profesional y contrates una agencia de traducción para dar forma a todos los contenidos y documentos que necesites.

No todos los servicios de traducción que se ofrecen te garantizan los mismos resultados en cuanto a calidad del contenido, confidencialidad, rapidez y flexibilidad. Elegir una buena agencia de traducción no es una tarea sencilla.

Muchos documentos, como contratos y acuerdos con proveedores, deben estar perfectamente redactadas para no dejar lugar a diferentes interpretaciones. Los textos técnicos, como manuales de uso, deben ser claros y comprensibles, además de emplear la terminología correcta. Los contenidos de tipo publicitario, como catálogos o servicios de la web, deben mantener el estilo del idioma de origen, ya sea técnico, formal o cercano, para que no se pierda la esencia de tu identidad de marca.

Y, por supuesto, un factor a tener en cuenta al contratar servicios profesionales de traducción es que la agencia ofrezca un plus de gran importancia: cursos de idiomas para empresas. Los cursos, en su mayoría bonificados, servirán para preparar a tu personal en las tareas cotidianas, como envío de emails o conversaciones telefónicas, utilizando la lengua de su interlocutor.

Si quieres asegurarte de que tu agencia de traducción ofrece garantías de calidad, estas son las claves que debes tener en cuenta:

 

Profesionalidad

No basta con ser nativo para ser traductor. Un traductor profesional debe tener una titulación en el idioma que garantice su profundo conocimiento (vocabulario, gramática, ortografía, sintaxis, etc.). Además, debe estar especializado en determinadas materias. No todas las personas están capacitadas para traducir todo tipo de contenido (legal, técnico, médico, literario, publicitario, etc.).

 

Tarifas razonables

Ni lo muy barato es siempre lo peor ni lo muy caro es siempre lo mejor. No obstante, por lo general, se debe desconfiar de los precios excesivamente bajos ya que las consecuencias de una traducción de mala calidad pueden ser fatales para un negocio.

 

Experiencia

La experiencia es un grado. Cuanto mayor sea el recorrido profesional de la agencia de traducción, mayores garantías existen de que ofrece un buen servicio. Los años de trabajo en el campo de las traducciones sirven para profundizar en el idioma, para aprender sobre el contexto social y económico del país para el que se traduce y para hacer frente a numerosas situaciones y necesidades de los clientes: traducción jurada, simultánea, transcripciones audiovisuales, etc.

 

Plazos de entrega

Como en el caso de las tarifas, un plazo muy breve de entrega no siempre es lo mejor. Sobre todo, si al final no se cumple. Una agencia de traducción profesional marcará unos tiempos de entrega realistas, adaptándose también a plazos urgentes cuando sea necesario.

 

Confidencialidad

Muchos de los documentos que se traducen en las agencias son de carácter privado. Por este motivo, es esencial asegurarse de que los servicios de traducción contratados ofrezcan garantías de confidencialidad.

 

Si te ha gustado este post sobre “¿Por qué contratar servicios profesionales de traducción este 2019?”, seguramente te interesará…