¿Qué hacen los espías para sonar como nativos?

¿Qué hacen los espías para sonar como nativos?

En 2010, las autoridades capturaron espías rusos que vivían en Estados Unido infiltrados en los suburbios, colectando información para su país de origen. Muchos de ellos habían pasado sin ser detectados durante años; pero ¿cómo lo habían logrado? 

Se mezclaban. Parecían, actuaban y sonaban como cualquier otro estadounidense e imitaron la cultura local. Estos espías lograron algo con lo que muchos estudiantes de idiomas se debaten: dominar un acento hasta el punto de que eran indistinguibles entre los hablantes nativos. Un espía no puede tener ningún rastro de un acento extranjero, ya sea a nivel de los propios sonidos o, más difícil, a nivel de la entonación y el enfásis. Algunos de estos agentes probablemente han seguido un entrenamiento fonético muy profundo para borrar cualquier rastro de su otro idioma. Un agente ruso que vivió más de 20 años infiltrado en EEUU, Andrei Bezrukov, cuenta que ellos nunca pueden hablar su idioma nativo, ni siquiera en casa, sea cual sea el contexto deben hablar en el idioma de donde estarán infiltrados, en este caso inglés. 

En general los bilingües usan sus idiomas para diferentes propósitos, en diferentes ámbitos de la vida, con diferentes personas. Por lo tanto, algunas partes de su vida pueden simplemente no estar cubiertas por un idioma en particular. En el caso de los espías, sin embargo, tienen que aprender a ser capaces de usar sólo un idioma en todas las situaciones. Esto significa adquirir el vocabulario, expresiones, los niveles de lenguaje y los estilos para cada dominio de la vida. Los bilingües normales rara vez tienen que hacer esto.

Los agentes también deben controlar su producción de lenguaje durante momentos de estrés y emoción. Es bien sabido que los bilingües regulares pueden pasar a su otro idioma en estas ocasiones. Estos agentes probablemente pasan por sesiones de entrenamiento en las que se simulan condiciones estresantes o emocionales para aprender a controlar sus respuestas “automáticas”.

Los espías en entrenamiento pasan hasta ocho horas al día en clases de idiomas, junto con al menos un par de horas de tareas por noche. Es un trabajo duro pero que compensa, cuando en 6 meses puede que ya no se puedan distinguir entre nativos.

¿Quieres tener un acento tan bueno cuanto un espía ruso pero no tienes 8 horas al día para dedicarte a estudiar un idioma?

Te dejamos algunos consejos para mejorar tu acento:

Encuentra un compañero de idiomas: busca alguien que sea nativo en el idioma que quieres aprender, hablar es fundamental para conseguir un nivel fluente;

Escucha canciones, podcasts, películas, programas de televisión, todo lo que puedas;

– Al inicio, si te cuesta leer las palabras, puedes escribir cómo se pronuncian, hasta que te acostumbres a la fonética;

Graba tu voz hablando el idioma que quieres aprender: escucharte a ti mismo te hará comprender lo que estás pronunciando mal.

Escucha con atención y repite (hasta el infinito).

2017-06-08T08:00:04+00:00