Cada vez es más necesario conocer un segundo o tercer idioma en todos los sectores empresariales. Especialmente, el inglés se ha vuelto imprescindible en la sociedad actual, sobre todo en entornos tecnológicos. Contratar una agencia de traducción para ofrecer una página web en varios idiomas es una inversión que se rentabiliza en poco tiempo, ya que permite alcanzar nuevos mercados alrededor de todo el mundo.

Podrías pensar que los servicios gratuitos de traducción online, como el que ofrece Google, son suficientes para que los visitantes de tu página web puedan leer un tutorial o comprar en tu tienda online. 

Pero si has probado a utilizarlos alguna vez para tu propio uso habrás comprobado que este tipo de traducción web son, cuanto menos incompletos e insuficientes. Como mucho, pueden servir para hacernos una idea general sobre un texto, pero para nada pueden sustituir a los servicios de traducción profesionales realizados por personas. 

Por otra parte, no hay que olvidar la cuestión de la imagen de empresa que proyectamos en nuestros clientes. Si no se domina un idioma, lo más conveniente es contar con una agencia de traducción que ofrezca servicios ágiles, rápidos y fiables. Uno de los requisitos imprescindibles para contratar servicios de traducción web es que la empresa que los proporciona disponga de personal titulado y experiencia suficiente. 

Una agencia de traducción que esté enfocada en la traducción de página webs es imprescindible para aquellas empresas que quieren traspasar fronteras en el entorno online. Esta es la forma más eficaz y rentable de promocionar un negocio y captar clientes en aquellos países con mayores posibilidades de venta para nuestro sector. 

También existe otro factor importante que muchas veces dejamos de lado en la traducción web. España es un país que acoge numerosa población extranjera, ya sea de forma temporal o como residentes. Con toda probabilidad, este target se decantará por utilizar los servicios de una página web que esté traducida en su propio idioma o en otro que dominen mejor que el castellano. 

En muchas ocasiones los usuarios encuentran productos que desean adquirir vía Internet pero la descripción, características e instrucciones no están traducidas. Ante la posibilidad de adquirir un producto que no satisface sus necesidades, el cliente buscará en otra tienda online donde sí esté accesible toda la información que necesita. 

Un claro ejemplo de esta situación se produce en las webs asiáticas que están llegando a Occidente. Se trata de e-commerce en donde se pueden encontrar miles de productos novedosos a precios muy económicos. Sin embargo, la mala calidad de las traducciones lleva a confusiones o a realizar una mala compra.

Si esta presentación puede tener efectos negativos en una macrotienda online con miles de usuarios que realizan compras a diario, imagina lo que puede implicar en un e-commerce de una pyme.

Por este motivo, lo más recomendable es que contrates una buena agencia de traducción que ofrezca unos servicios de traducción web óptimos. Si quieres llevar tu negocio web al mercado internacional debes pensar en tus clientes potenciales y ofrecerles un servicio de calidad que potencie tu imagen de empresa como un negocio serio, profesional y solvente que cuida a sus usuarios en cada detalle. 

 

Si te ha gustado este post sobre «Traducción web: ¿Por qué es tan importante traducir tu web en varios idiomas?» seguramente te interesará…